Una de las vulnerabilidades que se dieron el año pasado fue Zobieload, que afecta a procesadores posteriores a 2011. Esta vulnerabilidad afecta a la ejecución especulativa en sus procesadores. Como es lógico Intel ha quitado hierro a las críticas realizadas por afrontar incorrectamente estas vulnerabilidades. Han querido dejar claro que han tomado importantes medidas con el fin de reducir el riesgo de las vulnerabilidades de sus procesadores.

Los investigadores han destacado que Intel ha realizado un enfoque poco sistemático y esto podría ser un importante problema. Además, los investigadores han destacado que Intel ha tardado meses en trabajar en estas importantes vulnerabilidades. Los investigadores han dicho: “Cuestionamos la efectividad de los procesos de divulgación de un año de duración y también planteamos inquietudes sobre su impacto perturbador en el proceso académico”