AMD Ryzen 5 5600G contra el Intel Core i5-11400F

Los SoC para escritorio AMD Ryzen 5000, basados en cezanne, van a aparecer en exclusiva para sistemas ya construidos en vez de estar disponibles como producto independiente. Aún falta para que el Ryzen 5 5600G lleguen al mercado, pero a través del filtrador de información TUM_APISAK y su cuenta de Twitter hemos podido conocer el rendimiento de este procesador.

El AMD Ryzen 5 5600G es una CPU de seis núcleos basada en Zen 3, la cual funciona a una velocidad base de 3.9 GHz y un Boost de 4.4 GHz. Todo ello bajo un límite de 65 W. Todo ello combinado con una GPU integrada de arquitectura AMD GCN Vega, con 7 Compute Units y funcionando a 1.9 GHz.

A través de una serie de benchmarks se ha comparado el AMD Ryzen 5 5600G frente al Intel Core i5-11400 de 6 núcleos, basado en la arquitectura Rocket Lake-S, también con un TDP de 65 W. Con la misma velocidad de Boost de 4.4 GHz aunque con una velocidad base de 2.6 GHz. Al igual que el SoC de AMD el i5-11400F también tiene una GPU integrada, en forma de la Intel UHD Graphics 730 con 24 EUs, funcionando entre los 350 MHz y los 1.3 GHz.

La primera prueba que se ha realizado ha sido bajo Geekbench 5, donde el i5-11400F ha superado al Ryzen 5600G en un 5.6% en el test con un solo núcleo y en 3.3% en multinúcleo. Una victoria que se ha repetido en UserBenchmark donde la diferencia ha sido de un 8.1% y un 5.8% respectivamente, pero dado que este benchmark da favoritismo a Intel.

En cuanto a CPU-Z el resultado ha sido distinto. El Ryzen 5 5600G ha superado al i5-11400F en sus pruebas, con un resultado de 9.7% adicional en rendimiento mononúcleo y de 13.1% en multinúcleo. Como podéis ver existen discrepancias de resultados.

Se ha de destacar que la velocidad de reloj base para la CPU de Intel es de 2.6 GHz, aunque no podemos saber de manera objetiva si los benchmarks sitúan a la CPU a la velocidad de Boost la mayor parte del tiempo. Creemos que es lo que hacen Geekbench 5 y UserBenchmark, pero no sería el caso de CPU-Z donde el benchmark se ejecutaría la mayor parte del tiempo en la velocidad de reloj base.

Todo apuntaba a que las CPUs de AMD barrerían a las de Intel sin problemas en todos sus formas y tamaños. ¿La sorpresa? Rocket Lake-S aguanta el tipo y le planta cara a los SoC basados en Zen 3 que todo el mundo esperaba que fuesen más potentes, la realidad al final es muy distinta e Intel puede plantarles cara.